volver

De la columna de Boulevard de Radio Euskadi (23.12.2013)

 

Volver camina por Jaizkibel, sube al Uzturre, y promete Gorbea y Anboto. Los perfilan los árboles de la subida al Pagasarri y se abre a la inmensidad del mar que miro desde el malecón de Zarautz. Volver huele a pino y a un plato de alubias de Tolosa.

Volver es un paseo por Olabeaga  y saludar a Karola  y llenar los pulmones de encuentro. Volver sabe a pincho de txangurro y una copita de crianza que respira una conversación que nunca dejó de darse . Volver canta Oi Ama Euskal Herri de Benito y los sentimientos se expresan mejor con Amapola de Gari.

Volver es sentirse en casa. Caminar por la Gran Vía y disfrutar de las luces azules que invitan a emocionarse.  Y es una preciosa mañana de diciembre en la calle San Pedro de Hondarribi. Volver son las sonrisas de mis sobrinos, que son pilas energéticas y recargables para disfrutar a borbotones el día. Volver sabe al pastel de merluza que mi hermana me regala cada año (es una crack). Volver son los ojos verdes del aita y su ongietorri, entre comillas, “a lo vasco”.

Volver es retomar el paso “junto a las personas” que son equipo (equipo en mayúsculas). Y es regresar a lo que nunca dejó de ser, pero que ahora huele más rico, sabe mejor, y suena muy interesante.

Volver es traerse un ramillete de Amigos, de Amigas que ya los ando echando de menos y que acompañan mi regreso. Y es agradecer desde lo más profundo  y sentirse afortunada, una vez más.

Volver es un corazón desbordado que abraza con pasión a cada una de las personas que hacen de cada encuentro el lugar al que quiero pertenecer.

Volver se sella con un Muxote Potolo Bat que hoy grita Eeegunon mundo!! Eta  Eguberri on! Feliz Navidad!!

[flagallery gid=9]

¡¡¡Compártelo!!!