una pizca de alegría

Cuesta bien poquito. Torcerlo hacia arriba del lado derecho.
Torcerlo hacia arriba del lado izquierdo. Y si lo haces a la vez… ¡te sale una sonrisa!
Y quizás de repente, una pizquita de alegría inunde tu corazón y grites con más ganas: Eeeeeeegunon mundo!!

¡¡¡Compártelo!!!