sei (23.07)

 

Es mi lugar especial. Al que hoy regreso. En este rato, de esta Vida, de la que  hace seis años te fuiste volando, peinando al viento.

Cuando me fui a vivir a México, se convirtió en el lugar desde donde me sabías del otro lado.  Y peinando el viento, nuestro corazón se encontraba en este lugar, que unía dos continentes, un océano y un mar. Del otro lado, estaba la otra. Y nos sentíamos cerca. Tal y como te siento hoy.

Y hoy estoy acá. Y soy yo la que viene a este rincón mágico, a extrañarte un rato. A susurrarte que estoy bien, que son tiempos en los que sigo aprendiendo; en los que la Vida se regala porosa, retadora, exigente, generosa, a ratitos dolorosa, siempre maravillosa. Que a ratos se me atasca el alma, pero que casi siempre me funcionan los desatascadores artesanales que voy improvisando a golpe de confianza. Que a ratos me da susto, pero que casi siempre aquella mirada que tan bien conocías, me ilumina el camino.  Que a ratitos me siento sola, pero que siempre estoy llena de abrazos  y amores que esponjan mi corazón . Que se me han caído algunas certezas, que  se me han abierto muchas cortezas. Y que aquí sigo, intensa, y  Feliz y en camino. Dándome los permisos que tardé cuarenta años en permitírmelos. Abriendo la puerta a posibilidades que prometen seguir alumbrando el corazón.

Y hoy dejo que el viento  peine mi corazón. Como si fueras tú, peinándome una coleta apretada, bien alta (con la frente despejada, como a tí te gustaba). Solo que ahora tengo el pelo más corto, las arrugas más indiscretas y la sonrisa más serena.

Y hoy miro al lugar donde el mar se funde con el cielo.  Y te susurro  que estoy bien, que estamos bien. Y que te echo de menos.

Hoy también, quiero brindarte mis buenos días. Que vuelan hasta ti, peinando el viento:  Eeeegunon ama!!! Eeeeegunon mundo!

peine del viento
Peine del viento-Haizearen Orrazia (de Eduardo Chillida), Donostia-San Sebastian (mi lugar mágico desde el que hoy te ando echando de menos)

 

 

¡¡¡Compártelo!!!