grunge

Hay días en que la realidad parece quedarme demasiado grande. O quizás en estos últimos tiempos me hice más chiquita, más poquita cosa. Quizás más yo.

Hay días en que se descosen los hilos y una nunca encuentra las agujas en su diminuto costurero (ahí están pero se esconden las muy… simpáticas).

Será que hoy toca trenzar distinto. Remangarse  o cogerse el dobladillo de los bajos. O  quizás sea cuestión de apuntarse a la moda de la ropa un poco holgadita y desgarbada (que con el ojo ahumado y el pelo un poco revuelto, tiene su punto grunge).

A remendarse las vestiduras y que viva el arte del ¡patchwork-vital!… Eeeegunon mundo!!!

¡¡¡Compártelo!!!