doce uvas (agur 2014, adiós, good bye)

Querido 2014, vayan mis doce uvas, en forma de agradecimiento. Por el año Vivido. Por el año regalado.

Primera uva.  Has sido un año bueno.

Segunda uva. Comenzaste bailando conmigo. Me hablaste de la libertad, de Vivir desde mi dignidad. Tiré al mar aquello que me amarraba y supe que podía volar.

Tercera uva.  Me has llevado a muchos lugares. De gente buena. De personas bonitas y maravillosas que llenan de esperanza este mundo y sin duda mi corazón. He comido baleadas hondureñas, chapati indio, ricos tacos mexicanos,  arepas , tamales  y lobster roll. He degustado el mejor café del mundo en tazas de México, Colombia y Euskadi con la mejor de las compañías de aquí y de allá.

Cuarta uva. Me he reído mucho. Siempre hay razones para reir. Siempre hay risas que descubrir. Siempre hay personas que te hacen reir.

Quinta uva. He abrazado sin parar. Y algunos de esos abrazos han sido los mejores de mi Vida…

Sexta uva. He llorado. A ratos de tristeza. Muchas de rabia. Y en ocasiones por la simple necesidad de hidratar el alma.

Séptima uva. Me has llenado de miradas. De miradas que inspiran, aspiran, suspiran. Esas miradas que saben mirarme bien, y me enseñan a mirar mejor.

Octava uva. He descubierto novedad en mi camino. Nuevas maneras de hacer, de ser, de proponer. Me has mostrado que lo que en un principio puede parecer pequeño e insignificante, puede tener la fuerza vital para mover ideas, crear espacios y sobre todo acoger corazones. Porque este año también, me has regalado este maravilloso mundo de encuentro con tantas personas que hacen, hacéis de este espacio, ¡¡un verdadero regalo!!! Gora Muxote!

Novena uva. He caminado. Por caminos secundarios, lejos de autopistas. Por senderos en forma de U. En barcos de papel. En aviones hechos con lápices de colores.

Décima uva. He hecho menos deporte del que me hubiera gustado. Y he comido menos sano de lo que hubiera querido.

Onceava uva. Me has retado mucho. Has testado mi paciencia, mis ganas y mi energía. Y sorprendentemente, supongo que será la edad, pero ahora que acaba el año, ando más paciente, tengo más ganas y las energías a tope… eso sí, con la tensión bajita y el cansancio acumulado.

Doceava uva. Y sobre todo, este  año, este año también, está lleno de nombres. de nombres propios que inundan y hacen grande mi pequeño corazón. Sabéis quienes sois. Y lo importantes que sois en mi Vida. A algunos/as os he echado de menos, me hubiera gustado disfrutaros más. A otros/as os he gozado con cada sístole de mi corazón. Os he respirado desde cada uno de mis poros.  A  cada uno, a cada una… gracias por hacerme, cada día, una Miry mejor.

Eskerrikasko 2104 Gracias…. que tengas un gran último día. Antes de todo lo demás.  Eeeeegunon mundo!!

12 gracias 12 uvas

¡¡¡Compártelo!!!