Dignidad

Para los equipos del ERIC y de Radio Progreso,
un ejemplo de dignidad, compromiso y sueños en acción.

El corazón se me llena de alegría cuando les vuelvo a ver. A pesar del tiempo y la distancia, regreso al abrazo sincero a quienes significan corazón.

En ustedes encuentro el rostro del compromiso sin condiciones. Exponiéndose cada día a las consecuencias de la impunidad y la corrupción, en este país que tiene el deshonroso privilegio de ser el país más violento del planeta. En el silencio del miedo ustedes alzan la voz.  Con la responsabilidad de quien es consciente de la vulnerabilidad a la se exponen, ustedes y los suyos. Con la incertidumbre de enfrentar una oscura realidad que es la antesala de algo que intuyen será aún peor.

Y en medio del dolor y del miedo, ustedes refuerzan con decisión la vocación de acompañar a las organizaciones y a las personas que viven expuestas a las múltiples amenazas de un poder sin rostro. Deciden vivir de pie.

Y lo hacen sin perder los sueños ni la sonrisa. Recreando otros escenarios de futuro para este país herido. Porque dibujar el sueño posible de un país sanado es necesario para sobrevivir.  Y seguir caminando. Siempre p´alante.

Son un espejo de dignidad. En el que quiero mirarme cada vez que sienta que las fuerzas se debilitan. Ante el que mi propia realidad se sonroja. En este espejo quiero mirarme cada día, y saludarnos por las mañanas,  y reconocernos cerca en las apuestas y en el corazón. Y querernos compañeros/as subidos a un mismo carro que se llama justicia y se apellida dignidad.

¡¡¡Compártelo!!!

Comments are closed.