Corazonada

“Debería estar prohibido  haber vivido y no haber amado” (Andres Calamaro)

Vale la pena amar a quemarropa. Y arder en intensidad.

Vale la pena abrirse generoso. Darse a corazón abierto.

Vale la pena cada latido vivido, cada corazón en nuestra vida. Los que tejen el nuestro cada vez más hermoso y más fuerte. Y nos llenan de luz,  y de colores brillantes.

Y cuando llega doloroso, el adiós, tener la dicha de poder dar las gracias en cada lágrima vertida.

Y disponerse a todo lo que vendrá. A todo lo que ya está llegando.

¡¡¡Compártelo!!!

Comments are closed.