Ama

Será porque estamos arañando el mes de mayo que es cuando os reservamos un día en el calendario (si bien sois las dueñas, señoras, gestoras, protagonistas y celebradoras de los trescientos sesenta y cuatro días restantes). O porque en la recién pasada Semana Santa la he estado viendo en cada jubilada guapa de pelo rubio-ceniza que andaba de turismo por Bilbao. O porque al menos cada día y medio la echo de menos. O porque alguien sugería que podíamos mandaros algunas flores desde el recién estrenado muro de colores que muxote potolo bat ha abierto en facebook.

El caso es que el primer post con nombre propio es para ella. No es casualidad. Y también lo quiere ser para vosotras.

Porque ante mi mirada silenciosa ella era la única que sabía que algo acontecía; y sin preguntar demasiado se quedaba siempre cerca. Porque cada vez que huelo la manzanilla siento que está detrás de mí cuidando mis dolores de tripa. Porque guardo su cuadernito de notas azul lleno de mil anécdotas que sólo ella era capaz de escribir con todo lujo de detalle cuando caíamos rendidas en la cama de aquel precioso Bed & Breakfast de la veintitrés de Nueva York. Porque era fuerte, optimista, sencilla, vital y la más generosa. Porque cada vez que pienso en ella, aunque algunas veces se me contraiga un poquito la garganta, sigue dibujando cada día una sonrisa en mi cara. Porque ella fue la verdadera creadora de los muxotes potolos.

La siento cada día. Y veo un trocito (o varios) de ella  en cada una de vosotras (presentes y futuras).

¡¡¡Compártelo!!!

Publicado el Sin categoría

Los comentarios están cerrados