15-M, 22-M y +

Porque no nos conformamos. Por el derecho a (y el deber de) participar. Por indignación. Porque nosotros/as sí podemos. Para no quedarse mirando. Porque debemos. Para cambiarle el nombre a las plazas. Para no dejar que las cosas pasen. Por los/as demás. Para decir. Para poder decidir. Para exigir. Por todos/as nosotros/as. Porque nos tienen que escuchar.

Porque mañana (lunes) seguiremos trabajando por otro mundo posible. Participando, haciendo, diciendo, movilizándonos, cantando, chambeando, pensando, debatiendo, soñando. Con propuestas concretas, con alegría, con denuncia, con tiempos y espacios, con apuestas inequívocas, con urgencia, con trabajo, con diálogo, con encuentro, con paciencia, con posibilidad y con esperanza… y también, por qué no, con muuuchos muxotes potolos que reivindiquen otra forma de mirar y recrear un  mundo “con mucho sol”.

Parte hartuz, mundua hobetuz.

¡¡¡Compártelo!!!